"SI LA VIDA TE DA LA ESPALDA, PELLISQUELE LAS NALGAS"

"SI LA VIDA TE DA LA ESPALDA, PELLISQUELE LAS NALGAS"
EL FUTURO ES EL UNICO LUGAR QUE ME INTERESA MODIFICAR DESDE EL PRESENTE. PUES ES ALLI DONDE PASARE EL RESTO DE MI VIDA.

JAIME GARZON Y HERIBERTO DE LA CALLE

Loading...

sábado, 8 de septiembre de 2007

OJO A LA EDUCACION TRADICIONAL MIS COLEGAS PROFESORES

Una vez un niño fue a la escuela.
El era bien pequeño y la escuela era bien grande.
Pero, cuando el niño vio que podía ir a su clase
Caminando directament
e desde la puerta de afuera,
Él se sintió feliz y la escuela no le parecía tan grande así.


Una mañana, cuando hacía poco que él estaba en la escuela,
La maestra dijo: Hoy vamos a hacer un dibujo
Bien, pensó él. A él le gustaba dibujar
El podía hacer todas las cosas:
Leones y tigres, gallinas y vacas, trenes y barcos...
Y tomó su caja de lápi
ces y comenzó a dibujar.
Pero la maestra dijo: ¡Esperen! ¡No es hora de comenzar!
Y él esperó hasta que todos estuviesen prontos.
¡Ahora! dijo la maestra, vamos a dibujar flores.
¡Bueno! Pensó el niño, a él le gustaba dibujar flores
Y comenzó a hacer bonitas flores
Con lápiz rosa,
naranja, azul.
Pero la maestra dijo: ¡Esperen!
Yo les mostraré como se hacen.
¡Así! dijo la maestra; y era una flor roja con tallo verde
¡Ahora sí! dijo la maestra, ahora pueden comenzar.

El niño miró la flor de la maestra y luego miró la suya.
A él le gustaba más su flor que la de la maestra.
Pero, él no reveló eso.
Simplemente guardó su papel e hizo una flor como la de la maestra.
Era roja con el tallo verde.

El niño aprendió a esperar y a observar
Y a hacer las cosas como la maestra.
Y luego, él no hacía las cosas por sí mismo.

Entonces sucedió que el niño y su familia se mudaron
Para otra casa, en otra ciudad.
Y el niño tuvo que ir a otra escuela.


Esa escuela era mucho más grande que la primera,
Había puerta afuera para llegar a su salón.
El tenía que subir algunos escalones y seguir por un corredor largo
Para finalmente ll
egar a su clase.


Y, justamente en el primer día que él estaba allí,
La maestra dijo:
Hoy vamos a hacer un dibujo
¡Bien! pe
nsó el niño
Y esperó a la maestra para que le dijera cómo hacer.
Pero ella no dijo nada, apenas andaba por el salón.
Cuando se acercó al niño, ella dijo:

¿Tú no quieres dibujar?

Si dijo el niño, pero, ¿qué vamos a hacer?

Yo no sé, hasta que tú lo hagas, dijo la maestra.

¿Cómo lo haré? preguntó el niño.

¿Por qué? dijo la maestra; de la manera que tú quieras.

¿Y de cualquier color? preguntó él.

De cualquier color, dijo la maestra.

Si todos hiciesen el mismo dibujo
Y usasen los mismos colores,
¿Cómo yo podría s
aber quién hizo qué?
Y, ¿cuál sería quién?

Yo no sé, dice el niño.

Y comenzó a hacer una flor roja con tallo verde.


1 comentario:

Anónimo dijo...

ES UN ESCRITO EXCELENTE.... MUCHOS APLAUSOS......